domingo, 18 de diciembre de 2016

[Primeras impresiones] Bride Stories

Hace tiempo ya desde él último Primeras impresiones que publiqué, y sé que este manga tiene ya sus años, pero como van sacándolo prácticamente a tomo por año, creo que no es demasiado tarde para dedicarle esta entrada.

Bride Stories nos situa en el asia central del siglo XIX, época en la que era común que las mujeres lo abandonaran todo para trasladarse a casa de su esposo, al que seguramente veían por primera vez el día de la boda. Éste es el caso también de Amira, nuestra protagonista, que tras la boda deberá ir adaptándose a su nuevo hogar y a su nueva familia.

Personalmente, me ha gustado mucho el carácter de la protagonista, ya que es una chica decidida, hacendosa, espontánea y llena de energía que le da un encanto especial a la obra. También me han gustado los otros personajes, que en general, excepto los niños, tienen tendencia a ser bastante maduros, y eso está bien.

Sin duda, este manga es algo diferente a lo que nos tienen acostumbrados, narra con total naturalidad las costumbres y la cotidianidad de la época desde un punto de vista bastante maduro y adulto. Aunque el punto de partida de la historia sea el matrimonio, se centra más en las relaciones familiares y en las tradiciones de la época que en el desarrollo de la pareja en sí, y todo lo hace con profunda ternura y delicadeza.

Cabe hacerle especial mención al apartado gráfico. No sólo tiene un estilo y unos dibujos envidiables, con una expresiones que maneja a la perfección, sino que el nivel de detalle en cada viñeta es espectacular, destacando especialmente el vestuario (basta que os fijéis en la portada). Se nota que hay un trabajo de documentación y de referencias enorme detrás, ya que tiene en cuenta multitud de detalles, tanto en la ropa, como en la arquitectura, como en la cantidad de trabajos artesanales que se solían realizar en la época, así como en la situación geográfica y la puesta en escena, entre otros.

A nivel de historia, es al fin y al cabo un slice of life, por lo que no estoy segura de si recomendároslo si no os gusta este tipo de género, pero creo que es una muy buena opción a tener en cuenta para los que sí disfrutamos del mismo.
Finalizo haciendo mención a que Bride Stories (de la misma autora que Emma, por cierto) cuenta con varios premios como el Prix Intergénérations Angouleme 2012 y el Manga Taisho Award 2014, entre otras nominaciones.

¿Lo habéis leído? ¿Qué os ha parecido?

martes, 6 de diciembre de 2016

Crónica del XXII Salón del Manga de Barcelona

¡Buenas!

Un año más, aquí llego dispuesta a contaros mis aventuras y desventuras por el Salón del Manga de Barcelona de este año. Sé que han pasado prácticamente dos tres semanas más de un mes desde que tuvo lugar el evento pero, como no me canso de repetir por aquí, mejor tarde que nunca.
Todo empezó el viernes 28 de octubre, cogiendo el tren rumbo a Barcelona, otro año más.
Como de costumbre el primer día llegaba ya de noche, así que me fui directamente a la habitación que tenía reservada... a acabar de coser el cosplay. Sí, como soy "nueva" en esto de la costura y el cosplay, no sé coser a máquina y a mano tardo la vida, así que ahí me teníais cosiendo como una loca las últimas puntadas, que no me había dado tiempo a hacer, antes del gran día. (Como ya dije en la anterior entrada, el cosplay era de Kofuku, de Noragami).

El sábado 29 de octubre, a las 5:30 de la mañana ya estaba saliendo de la cama, pero hasta las 9 no salí de la habitación. Nunca subestiméis el tiempo que podéis tardar en poneros una peluca y maquillaros (especialmente si es la primera vez que realizáis alguna de las dos cosas).
Total, que llegué a la cola a las 9:15, dispuesta a reunirme con mis amigos, y me encontré con que eso era un total desastre (a parte de ser kilométrica): no estaba bien delimitado el recorrido de la cola y ríos de gente colándose. Llegamos a estar más de una hora sin movernos del sitio porque más tarde descubrimos que en cierto punto de la cola había otra cola "secundaria" (es decir, se bifurcaba o le salía un afluente o como lo queráis llamar) de gente colándose. Vamos, surrealista. Menos mal que cuando estás con gente la espera se hace más amena, pero creo que ficomic debería de plantearse más enserio estos temas de cara a futuras ediciones.
En realidad esta foto es del domingo, pero *shhh* nadie se ha dado cuenta.
Entramos a las 12:30 al recinto, y cuál fue nuestra sorpresa cuando no nos dejaron entrar al pabellón principal (el de los stands) por estar en "aforo completo", Así que tuvimos que esperar otra hora más. De locos.
Desde luego a ficomic creo que no le ha salido nada bien eso de cambiar el primer día para el sábado en lugar de ser el jueves como solía ser, porque se les juntó todo. Aún así, creo que este tipo de cosas se deberían regular un poco también a la hora de vender entradas y planificar los pabellones, porque aquí una servidora tiene paciencia, pero ya conozco a varias personas que han dejado de ir a salones y a este tipo de eventos principalmente por las colas.
Observaciones a parte, por fin conseguimos entrar y estar dando vueltas por ahí hasta que después de comer me dirigí a las charlas de las presentación de novedades de las editoriales: Planeta Cómic, Norma Editorial, Ediciones Babylon e Ivrea (por ese orden), que duró, básicamente, hasta la hora de cierre del Salón. Sinceramente, estuve a punto de irme a media tarde porque me dolía horrores la cabeza, pero decidí quedarme y acabó mereciendo la pena porque allí conocí a Luka, Binilla y Patry, que me parecieron igual de majas que en sus vídeos.

El domingo 30 de octubre, como estaba tan reventada del día anterior, agradecí enormemente ese cambio de hora porque pude dormir una hora más (de verdad, fui enormemente feliz). Aún así, ya estaba sonando el despertador a las 5 otra vez. Esta vez, fui bastante más rápida poniéndome todo lo del cosplay y a las 7:15 ya estaba en la cola del Salón, con Kitty.
Como éramos de las primeras a nada de abrir las puertas ya estábamos dentro, así que decidimos probar suerte y salir corriendo como desesperados hasta el stand de ECC, para ver si conseguíamos entrar en los 45 primeros y conseguir número para la firma de Junji Ito. Y aunque el de delante nos intentó tentar a retrasarnos tirando monedas al suelo (?), no surgió efecto y ¡lo conseguimos! (llegué con medio pulmón menos, pero lo conseguimos).
Yo corriendo con el cosplay, de verdad, era para verme.
La verdad es que me hizo mucha ilusión, porque cuando me enteré del método de adquisición que había puesto ECC para el número de la firma, yo ya casi lo había descartado porque 45 números son muy muy pocos para la cantidad de gente que pasa por el Salón. Pero nunca hay que perder la esperanza.

Al poco de adquirir nuestro precioso número de la firma, nos pusimos a dar vueltas por el pabellón principal y nos encontramos con Haru y su amiga, así que acabamos pasando el día todas juntas. Dimos vueltas por allí y charlamos y comimos hasta que fue la hora de la presentación de Tomodomo, a la que por supuesto asistimos aunque nos tuviéramos que ir a mitad Kitty y yo porque coincidía en horario con la firma de Junji Ito.
(De izquierda a derecha: Haru, su amiga, una servidora y Kitty)
Después de la firma, me despedí de Kitty que se tuvo que ir corriendo, porque iba justa para coger el bus de vuelta, y yo me volví a reunir con Haru y su amiga.
Dimos una última vuelta y echamos un vistazo a algunos sitios que nos faltaban antes de que yo me tuviera que ir a quitar el cosplay (pues ya quedaba poco para que cerraran).
Tardé mil años en cambiarme, así que cuando nos volvimos a reunir ya era prácticamente la hora de cerrar así que salimos del recinto y nos despedimos en la boca de metro, ya que yo iba para la estación de trenes. Y cogiendo el tren para Madrid, concluyó mi aventura en el Salón del Manga de este año.

Un poco como conclusiones, me gustaría decir que este año es el primero que creo que puedo afirmar que me han faltado cosas por ver, no me hubiera ido mal otro día entero por allí para acabar de verlo todo (si es que cada año hay más cosas y se notó el tiempo que perdimos en colas el sábado por la mañana).
Sobre el cosplay, he de decir que he quedado muy satisfecha porque a parte de que me han pedido bastantes fotos (para lo acostumbrada que estoy yo a que no me pidan ninguna *risas*) y me he encontrado con bastantes gente que iba con cosplay de la misma serie y, la mayoría de ellos, grupales en los que faltaba mi personaje, así que a pedir de boca ♥

Otro año más, he sufrido la depresión post-salón y este año ha sido considerable, porque a parte de no poder haber estado el último día (que como que asimilas mejor que cuando cierre ese día, eso se acaba), la compañía ha sido inmejorable. Se me ha hecho un salón muy corto, me lo he pasado muy bien y quiero que llegue ya el del año que viene ♥
(En el que, por cierto, sería muy guay montar algún tipo de quedada o algo :D)


¿Vosotros fuisteis? ¿Tenéis ganas de ir al Salón algún año? ¡Contadme! :D