sábado, 16 de abril de 2016

Confesando reflexiones

¡Buenas!

Siento haber estado tanto tiempo sin escribir nada para el blog, ya lo estaba echando de menos.
Las razones por el que llevo un tiempo un poco desaparecida por aquí básicamente empezaron cuando se me rompió el teclado del portátil, dejando el ordenador prácticamente inutilizado, y tardaron un mes en traerme el recambio. A parte, he estado bastante ocupada y aunque ha pasado la Semana Santa de por medio, realmente casi estoy más ocupada y estresada en vacaciones que sin ellas.
Aún así, tampoco os voy a mentir, este descansito me ha venido muy bien porque tiendo a tomarme las cosas en serio hasta el punto de convertir hobbies en obligaciones que acabas no disfrutando como al principio. No os alarméis (si es que alguien se alarma por esto), no pienso dejar el blog ni nada parecido, pero sí que es verdad que muchas veces se me hace difícil compaginarlo con todo lo demás y aunque a lo mejor yo le daría prioridad a otras cosas, quiero abarcarlo todo y como veo que no me da el tiempo me estreso y empiezo a ponerme fechas y exigirme cosas que igual no puedo cumplir.
Así que he decidido intentar dejar de hacer eso.

¿A qué me refiero con esto?

Sencillamente, voy a intentar escribir sólo cuando tenga ganas o cuando quiera hacerlo e intentar no ponerme "horarios" ni fechas límite para las entradas como a veces venía haciendo. Sí que es cierto que siempre pienso que me gustaría tener muchas más entradas en el blog comentando absolutamente todo lo que veo o leo, pero eso es algo que aunque me gustaría no puedo permitirme  porque podría escribir una entrada diaria durante meses seguramente, y tengo otras obligaciones que me lo impiden o simplemente no me quiero esclavizar al blog y forzarme a hacer ciertas cosas cuando realmente esté prefiriendo hacer otras.
Por ese mismo motivo de intentar reseñarlo todo, os confieso que ha habido veces en las que he aplazado ver un final de una serie o evitar leer algún tomo único porque sabía que en cuando terminara estaría en mi mente ya la "tarea" de redactar la reseña (aunque luego muchas veces no lo haga). Y eso me duele en mi orgullo como bloggera porque soy la primera que piensa que esto no es una obligación que debería de estar aquí por diversión más que por cualquier otra cosa.
Así que llegados a este punto creo que está claro que necesito hacer algunos cambios en mi vida con lo referente a blogger y tomarme (o por lo menos intentarlo) las cosas de otra manera, así que es inevitable que el blog se vea salpicado.
Creo que esto va a ser mejor tanto para el blog como para mi ya que las ganas y tu estado de ánimo influyen al escribir las entradas y eso luego se nota.

Sinceramente, no tengo muy claro por qué estoy escribiendo ahora esta entrada ya que yo he entrado aquí con el objetivo de escribir un primeras impresiones. Pero bueno, supongo que me lo pedía el cuerpo, a veces pasa.
Gracias por leer este pequeño tostón y espero volver dentro de poco con una entrada más interesante.

¡Nos leemos! :)